Como casi todo en internet y los contratos legales, al parecer tambien hay letra pequeña con respecto al nuevo protocolo de seguridad implementado a las conversaciones de esta red social.

En los términos y condiciones se recoge que “WhatsApp puede retener la fecha y sello de tiempo la información asociada a los mensajes entregados con éxito y los números de teléfono móvil que intervienen en los mensajes, así como cualquier otra información que WhatsApp está legalmente obligado a recoger”. El número de teléfono de las personas que conversan y las horas y fechas de los mensajes se registrarán en los servidores de la aplicación, lo que significa que estarán a disposición de las autoridades y agencias de información en caso de que sean requeridos para algún caso.

Esto quiere decir que a pesar de que supuestamente no se puede leer los mensajes que envias, efectivamente queda registro de la actividad entre dos personas.

tumblr_o5eadaegw41rkiehio1_1280

Adicional a esto según una publicacion del medio “El Mundo” se había comprobado que pueden acceder al contenido de Whatsapp, pese a lo que la compañía decía en su anuncio. Un hacker puede recurrir a técnicas habituales como infectar el dispositivo con un troyano y lograr ver tus mensajes. Whatsapp no puede hacer nada contra esto, pero sí contra el pirateo directo por wifi o conexiones 3G o 4G.

En fin, no todo es color de rosa como se pinta, pero se debe de aplaudir el cambio tan radical que se ha tenido en el aspecto de seguridad en comparacion a versiones anteriores.